1

La Traducción del Dr. Hernández

La versión del Dr. Hernández es la primera traducción directa
del arameo al castellano y hasta el presente la única.

El Dr. Hernández fue discípulo del Dr. Lamsa durante diez años.

El Dr. Lamsa fue quien mostró y demostró por primera vez la
originalidad del nuevo testamento arameo, en contraposición al tradicional texto griego.

El Dr. Lamsa fue el primero que trató de "aclarar" a los helenistas y hebraistas de la confusión "universal" que existía acerca de la lengua del Mar Yshú / Señor Jesús.

El Dr. Lamsa demostró que había dos textos arameos en existencia, uno preservado a través de los siglos (la Peshitta) y el otro manoseado y corrompido por el Obispo Rábula en el siglo IV, (el Peshitto). La Peshitta es el texto más puro en existencia. Este es el texto oriental y casi desconocido en occidente. El Peshitto es un texto posterior al Peshitta oriental. Este texto Peshitto fue corrompido por el Obispo Rábula en el siglo IV.

En occidente sólo se conocía el Peshitto, (aún hoy día es así), escrito con caracteres serto o jacobita, escrito en un dialecto arameo llamado comúnmente Siríaco.

En cambio el Peshitta, aún hoy, es desconocido y confundido con el texto siríaco llamado Peshitto.

Esto desanimó a muchos estudiosos honestos y sinceros. Que de esta manera vieron muy difícil el estudio y comparación del texto griego con el arameo.

El Dr. Hernández trabajó, (según él dice), sesenta años en esta primera traducción directa al castellano.
Examinando el texto de la traducción y la traducción, y la versión del Dr. Lamsa, salta a la vista...
 

Quitando de esta manera el sabor semítico original de los escritores santos. Los hebraísmos, arameísmos, orientalismos, y figuras de dicción no se pueden apreciar en en esta traducción del Dr. Hernández, llamada "La Escritura Santa Traducción Castellana del Arameo Galileo".